Con una la llegada de una nueva semana de Cuaresma, y tras el quinario preparatorio a la Función Principal de Instituto, reflexionamos en esta segunda semana de la mano de nuestro hermano Rvdo. Sr. D. Rafael Navarro Cortés.

CONVERTIRNOS AL SEÑOR   

En esta nueva cuaresma que el Señor Despojado nos regala, tenemos una vez más la oportunidad de plantearnos nuestra vida de fe y convertir aquellos aspectos que no son coherentes con la misma.

Muchas veces buscamos el apoyo de nuestra vida y de nuestro obrar fuera de Dios, como si Él poco o nada tuviese que ver con nuestro día a día. Y lo peor es que esta forma de vivir, débil e incoherente por nuestra parte, oscurece nuestro testimonio de creyentes y nos empobrece personalmente.

IMG-20150228-WA0003

Os propongo que en esta semana II de cuaresma nos preguntemos sobre nuestras incoherencias, tentaciones y debilidades en nuestra vida de fe. Es una buena manera de reconocer nuestra pequeñez y, al mismo tiempo, caer en la cuenta de la necesidad de volver a Dios y apoyar nuestras vidas solo en Él.

La conversión cuaresmal no es un mero reajuste o reforma de alguno de nuestros comportamientos; los cristianos no nos convertimos primordialmente a “algo” sino a “Alguien”.

La conversión verdadera es principalmente encontrarse con el rostro de Dios, que se nos ha revelado definitivamente en Jesucristo y dejar que sea Él quien guíe nuestros pasos y modele nuestros corazones para que seamos verdaderos discípulos suyos.

Buena y santa cuaresma para todos.

Vuestro hermano

Rafa Navarro

 

Categorías: Despojado

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.