REFLEXIÓN EN EL II DOMINGO DE CUARESMA

Comenzamos esta segunda semana de Cuaresma donde la Palabra de Dios nos va a mostrar dos ideas que van a llegar a nuestro corazón. Por una parte, la confianza y por otra parte, el ser capaces de escuchar a Dios.

Abraham confió en Dios cuando le pide que sacrifique a su Hijo. Dios nos rompe esquemas como rompió esquemas a Abraham. A veces, nos pide cosas que parecen imposibles, como el sacrificio de un hijo (Gn 22, 9-13), pero Dios nos es un Dios que juegue con nuestras vidas, no es un Dios cruel que le guste nuestras desgracias, ni mucho muchos. El Dios de Abraham , el Dios de Isaac, el Dios que nos muestra Jesús, es el Dios de la Vida que nos muestra el camino de la vida, que nos invita a que nos despojemos de todo aquello que nos limita, que nos perjudica, que no nos hace ser plenamente felices, es el Dios que hace que todos caminemos en su presencia, en el país de la vida, como recitamos en el salmo de este día (Salmo 115).

Y es el Dios que nos invita a que escuchemos a su Hijo amado, como lo escucharon sus discípulos en el monte Tabor en el momento de la Transfiguración. Jesucristo se muestra en su plenitud a sus discípulos y hoy en la liturgia de este día se nos invita a que seamos capaces de escuchar en el día a día a Dios a través de su Hijo Jesucristo. En una sociedad donde muchas veces se nos invita a escuchar a otros dioses, a otras realidades…. Hoy la Palabra de Dios nos pide algo tan sencillo y tan complicado a la vez como es escuchar a Dios y tener confianza en su Palabra, en su mensaje, un mensaje de esperanza, un mensaje de salvación… pero un mensaje donde se nos pide que seamos capaces de despojarnos de todo aquello que no nos hace felices y que nos aleja de Él para que confiemos en el Dios de la Vida, en el Dios de Jesucristo.
Hermanos, que seamos capaces de descubrir en este tiempo de Cuaresma qué nos pide Dios en nuestras vidas, y que seamos capaces de fiarnos de Él, sabiendo que Él no juega con nosotros y que no nos pide imposibles.

Confiemos en su Palabra. Feliz camino Cuaresmal.

NHD. Manuel Sánchez García. Diputado de Formación