SOLEMNIDAD DEL DULCE NOMBRE DE MARÍA

             Dios todopoderoso que preservaste

            a María de toda mancha de pecado

            para que en sus purísimas entrañas

            se encarnara Tu Verbo Eterno

            para nuestra salvación,

            Tu Hijo Jesucristo,

            desde la Cruz, la dio a Juan

            por Madre de los hombres;

            En Pentecostés,

            tu Santo Espíritu la erigió

            Madre de la Iglesia.

            Escucha las súplicas que te dirigimos

            por su intercesión,

            y haz que cuantos pronunciamos

            su Dulce Nombre

            nos sintamos por Ella protegidos.

            Por Cristo Nuestro Señor. AMEN.