I DOMINGO DE ADVIENTO

Abre tu corazón al Señor

Comenzamos en este domingo el tiempo de Adviento en la Iglesia. Comenzamos un año más la preparación en nuestras vidas para celebrar el Misterio de Dios hecho hombre. Adviento, un nuevo tiempo para preparar la venida de Dios a nuestras vidas.

En los ambientes en que nos movemos seguro que nos encontramos espacios llenos de luces, compras, comidas de empresa, regalos,… Ante toda esta dinámica de nuestra sociedad actual… ¿cómo podemos preparar la llegada del Reino de los Cielos? ¿Qué actitudes necesitamos corregir o mejorar para que preparemos su llegada llenos de espera y de esperanza?

Tal vez, necesitemos de nuevo escuchar fuertemente en nuestros corazones las palabras de san Pablo a la comunidad de Roma. Proclamaremos en la liturgia de este domingo que la salvación de Dios está más cerca de lo que nos podemos creer: “Hermanos: Daos cuenta del momento en que vivís; ya es hora de despertaros del sueño, porque ahora nuestra salvación está más cerca que cuando empezamos a creer”.

Hagamos un recuento de acontecimientos de nuestra vida que han supuesto un encuentro con Dios. También podemos hacerlo con los momentos que hemos dejado pasar…

Lo más importante es que nos volvemos a encontrar con el regalo de Dios que es de nuevo este tiempo de Adviento, un tiempo de espera, de esperanza, de alegría… pero sobre todo un tiempo lleno de fe.

Abramos nuestro corazón y nuestra vida a la nueva presencia de Dios. Feliz espera, feliz Adviento.

Un saludo en Cristo Despojado y en nuestra Madre del Dulce Nombre

 

Manuel Sánchez García

Diputado de Formación