FUNCIÓN PRINCIPAL DE INSTITUTO

Como cada II Domingo de Cuaresma, la Hermandad ha celebrado Función Principal de Instituto tras el desarrollo del Solemne Quinario a Nuestro Padre Jesús Despojado de sus Vestiduras como preparación.

En el transcurso de la misma y tras la lectura del Evangelio de San Lucas en la que se narra la Transfiguración del Señor en el Monte Tabor (que podemos apreciar en la cartela frontal del paso de misterio de Jesús Despojado) la Hermandad ha realizado pública protestación de Fe, estando acompañados en este día por el Vicepresidente de la Real Federación de Hermandades y Cofradías, Sr. D. Armando Ortiz y por el Hermano Mayor de nuestra hermandad madrina de Jesús Nazareno Sr. D. Juan Luis Romero.

A la conclusión de la misma y previo a desplazarnos al Real Monasterio de la Madre de Dios de las RR. MM. Comendadoras de Santiago para la celebración de la comida de Hermandad, la Hermandad representada por su Hermano Mayor, ha querido tener un gesto de agradecimiento con el predicador de este Quinario y de la Función Principal , Rvdo. Sr. D. Francisco Javier Ortega Beltrán, por su acompañamiento en estos días cuaresmales de preparación y conversión, y por sus palabras en todo momento de cariño y cercanía para con nuestra Hermandad. 

Reflexión para la I Semana de Cuaresma

Cuarenta días caminando

El miércoles pasado con la imposición de la ceniza dio comienzo la Cuaresma, tiempo de preparación para el hecho central de nuestra fe. Un camino de cuarenta días que nos lleva hasta la Pascua, hacia la Resurrección. Un camino que nuestra Hermandad vivirá intensamente de cara al Domingo de Ramos.

El tiempo de cuaresma nos invita ir al desierto como el lugar donde encontrarnos con nosotros mismos y con Dios, el lugar donde podemos liberarnos de todo lo que nos ata para poder ser nosotros mismos.

Por ello, la Iglesia nos invita al ayuno, la oración y la limosna, para así poder centrarnos en lo importante, en el encuentro personal con Dios. Pero antes de recorrer este camino cuaresmal, debemos escuchar las palabras del Evangelio de este día. Se nos presenta el relato de las tentaciones de Jesús en el desierto, y nos muestran a Jesús en toda su humanidad. La tentación, para muchos de nosotros, puede consistir en hacerse la ilusión de que puede existir otro camino, distinto al trazado por el proyecto de Dios para cada

 

uno de nosotros, como cristianos y como Hermandad. Esta tentación, es muchas veces la del camino fácil, de la normalidad (lo que todos hacen o dicen). Pero tentación, puede ser, la propuesta de otro camino que aunque exista, no es transitable para el cristiano que pretenda seguir las huellas de Cristo, un camino que nos puede llenar de falsa plenitud, pero es camino que exige coherencia de palabras y de hechos, sabiendo que muchas veces nuestra sociedad nos lleva por otros caminos.

Jesús también fue tentado por la sociedad en la que vivió, pero consigue rechazar una y otra vez las tentaciones, citando las palabras de la Escritura y ratificando que hará únicamente la voluntad del Padre, de cumplir la propia misión.

También para nosotros, como Hermandad, el tiempo de cuaresma puede ser la ocasión propicia para verificar si nuestro proyecto corresponde al de Dios, para volver a descubrir lo que nos pide Cristo, rechazando una religiosidad construida a nuestra medida e incoherente con el designio de Dios.

Caminemos hermanos en la coherencia del Evangelio.

Feliz semana. Un saludo en Cristo Despojado y en nuestra Madre del Dulce Nombre.

Manuel Sánchez. HJD.

CARTA DE CUARESMA

 

Querido hermano:

Hoy comenzamos la Cuaresma. Tiempo especial de reflexión, preparación y conversión para todos los cristianos. Pero esta no es una Cuaresma más. Este año es diferente para nosotros. En ese camino de conversión, nos preparamos para hacer realidad la primera salida procesional de María Santísima del Dulce Nombre y de San Juan Evangelista el próximo Domingo de Ramos.

Por eso os animo a todos los hermanos a ser partícipes en estos momentos tan esperados que con tanta ilusión vivimos, para que este momento histórico que ahora afrontamos no sea una mera anécdota en el paso de los años, si no que nos lleve a reforzar nuestras convicciones personales y los vínculos fraternos dando sentido a esa conversión, sintiendo la presencia real de Nuestra Madre del Dulce Nombre en nuestras vidas.
Aunque necesariamente en esta preparación estamos acrecentando nuestro patrimonio material, el más importante es el capital humano que atesoramos y que por la mediación de Nuestros Titulares va aumentando día a día. Sois el conjunto de todos vosotros, los hermanos y hermanas de Jesús Despojado, los que hacéis posible la realización este gran proyecto, y por ello es igual de importante que sintáis necesaria vuestra participación en la vida diaria de la Hermandad, en el Quinario y cultos de Cuaresma (que este año se ven alterados por cuestiones obvias) en los montajes y limpieza de enseres, y en definitiva en cualquier acto que celebre la Hermandad, encontrando en esta un punto de encuentro y lugar de comunión para vivir y compartir nuestra Fe.

Que los momentos de reflexión de esta Cuaresma dentro de la gran familia que formamos, nos lleven a recoger con la participación del 14 de Abril en la Estación de Penitencia con TODOS nuestros titulares, la conversión que tanto necesitamos y necesita la sociedad de hoy día.

Os deseo una Santa y fructífera Cuaresma.

Granada te espera, Dulce Nombre, el próximo Domingo de Ramos

Carlos Castillo Gómez HJD

Hermano Mayor

MENSAJE DEL SANTO PADRE FRANCISCO PARA LA CUARESMA DE 2019

MENSAJE DEL SANTO PADRE FRANCISCO PARA LA CUARESMA DE 2019

«La creación, expectante, está aguardando
la manifestación de los hijos de Dios» (Rm 8,19)

Queridos hermanos y hermanas:

Cada año, a través de la Madre Iglesia, Dios «concede a sus hijos anhelar, con el gozo de habernos purificado, la solemnidad de la Pascua, para que […] por la celebración de los misterios que nos dieron nueva vida, lleguemos a ser con plenitud hijos de Dios» (Prefacio I de Cuaresma). De este modo podemos caminar, de Pascua en Pascua, hacia el cumplimiento de aquella salvación que ya hemos recibido gracias al misterio pascual de Cristo: «Pues hemos sido salvados en esperanza» (Rm 8,24). Este misterio de salvación, que ya obra en nosotros durante la vida terrena, es un proceso dinámico que incluye también a la historia y a toda la creación. San Pablo llega a decir: «La creación, expectante, está aguardando la manifestación de los hijos de Dios» (Rm 8,19). Desde esta perspectiva querría sugerir algunos puntos de reflexión, que acompañen nuestro camino de conversión en la próxima Cuaresma.

1. La redención de la creación

La celebración del Triduo Pascual de la pasión, muerte y resurrección de Cristo, culmen del año litúrgico, nos llama una y otra vez a vivir un itinerario de preparación, conscientes de que ser conformes a Cristo (cf. Rm 8,29) es un don inestimable de la misericordia de Dios.

Si el hombre vive como hijo de Dios, si vive como persona redimida, que se deja llevar por el Espíritu Santo (cf. Rm 8,14), y sabe reconocer y poner en práctica la ley de Dios, comenzando por la que está inscrita en su corazón y en la naturaleza, beneficia también a la creación, cooperando en su redención. Por esto, la creación —dice san Pablo— desea ardientemente que se manifiesten los hijos de Dios, es decir, que cuantos gozan de la gracia del misterio pascual de Jesús disfruten plenamente de sus frutos, destinados a alcanzar su maduración completa en la redención del mismo cuerpo humano. Cuando la caridad de Cristo transfigura la vida de los santos —espíritu, alma y cuerpo—, estos alaban a Dios y, con la oración, la contemplación y el arte hacen partícipes de ello también a las criaturas, como demuestra de forma admirable el “Cántico del hermano sol” de san Francisco de Asís (cf. Enc. Laudato si’, 87). Sin embargo, en este mundo la armonía generada por la redención está amenazada, hoy y siempre, por la fuerza negativa del pecado y de la muerte.

2. La fuerza destructiva del pecado

Efectivamente, cuando no vivimos como hijos de Dios, a menudo tenemos comportamientos destructivos hacia el prójimo y las demás criaturas —y también hacia nosotros mismos—, al considerar, más o menos conscientemente, que podemos usarlos como nos plazca. Entonces, domina la intemperancia y eso lleva a un estilo de vida que viola los límites que nuestra condición humana y la naturaleza nos piden respetar, y se siguen los deseos incontrolados que en el libro de la Sabiduría se atribuyen a los impíos, o sea a quienes no tienen a Dios como punto de referencia de sus acciones, ni una esperanza para el futuro (cf. 2,1-11). Si no anhelamos continuamente la Pascua, si no vivimos en el horizonte de la Resurrección, está claro que la lógica del todo y ya, del tener cada vez más acaba por imponerse.

Como sabemos, la causa de todo mal es el pecado, que desde su aparición entre los hombres interrumpió la comunión con Dios, con los demás y con la creación, a la cual estamos vinculados ante todo mediante nuestro cuerpo. El hecho de que se haya roto la comunión con Dios, también ha dañado la relación armoniosa de los seres humanos con el ambiente en el que están llamados a vivir, de manera que el jardín se ha transformado en un desierto (cf. Gn 3,17-18). Se trata del pecado que lleva al hombre a considerarse el dios de la creación, a sentirse su dueño absoluto y a no usarla para el fin deseado por el Creador, sino para su propio interés, en detrimento de las criaturas y de los demás.

Cuando se abandona la ley de Dios, la ley del amor, acaba triunfando la ley del más fuerte sobre el más débil. El pecado que anida en el corazón del hombre (cf. Mc 7,20-23) —y se manifiesta como avidez, afán por un bienestar desmedido, desinterés por el bien de los demás y a menudo también por el propio— lleva a la explotación de la creación, de las personas y del medio ambiente, según la codicia insaciable que considera todo deseo como un derecho y que antes o después acabará por destruir incluso a quien vive bajo su dominio.

3. La fuerza regeneradora del arrepentimiento y del perdón

Por esto, la creación tiene la irrefrenable necesidad de que se manifiesten los hijos de Dios, aquellos que se han convertido en una “nueva creación”: «Si alguno está en Cristo, es una criatura nueva. Lo viejo ha pasado, ha comenzado lo nuevo» (2 Co 5,17). En efecto, manifestándose, también la creación puede “celebrar la Pascua”: abrirse a los cielos nuevos y a la tierra nueva (cf. Ap 21,1). Y el camino hacia la Pascua nos llama precisamente a restaurar nuestro rostro y nuestro corazón de cristianos, mediante el arrepentimiento, la conversión y el perdón, para poder vivir toda la riqueza de la gracia del misterio pascual.

Esta “impaciencia”, esta expectación de la creación encontrará cumplimiento cuando se manifiesten los hijos de Dios, es decir cuando los cristianos y todos los hombres emprendan con decisión el “trabajo” que supone la conversión. Toda la creación está llamada a salir, junto con nosotros, «de la esclavitud de la corrupción para entrar en la gloriosa libertad de los hijos de Dios» (Rm 8,21). La Cuaresma es signo sacramental de esta conversión, es una llamada a los cristianos a encarnar más intensa y concretamente el misterio pascual en su vida personal, familiar y social, en particular, mediante el ayuno, la oración y la limosna.

Ayunar, o sea aprender a cambiar nuestra actitud con los demás y con las criaturas: de la tentación de “devorarlo” todo, para saciar nuestra avidez, a la capacidad de sufrir por amor, que puede colmar el vacío de nuestro corazón. Orar para saber renunciar a la idolatría y a la autosuficiencia de nuestro yo, y declararnos necesitados del Señor y de su misericordia. Dar limosna para salir de la necedad de vivir y acumularlo todo para nosotros mismos, creyendo que así nos aseguramos un futuro que no nos pertenece. Y volver a encontrar así la alegría del proyecto que Dios ha puesto en la creación y en nuestro corazón, es decir amarle, amar a nuestros hermanos y al mundo entero, y encontrar en este amor la verdadera felicidad.

Queridos hermanos y hermanas, la “Cuaresma” del Hijo de Dios fue un entrar en el desierto de la creación para hacer que volviese a ser aquel jardín de la comunión con Dios que era antes del pecado original (cf. Mc 1,12-13; Is 51,3). Que nuestra Cuaresma suponga recorrer ese mismo camino, para llevar también la esperanza de Cristo a la creación, que «será liberada de la esclavitud de la corrupción para entrar en la gloriosa libertad de los hijos de Dios» (Rm 8,21). No dejemos transcurrir en vano este tiempo favorable. Pidamos a Dios que nos ayude a emprender un camino de verdadera conversión. Abandonemos el egoísmo, la mirada fija en nosotros mismos, y dirijámonos a la Pascua de Jesús; hagámonos prójimos de nuestros hermanos y hermanas que pasan dificultades, compartiendo con ellos nuestros bienes espirituales y materiales. Así, acogiendo en lo concreto de nuestra vida la victoria de Cristo sobre el pecado y la muerte, atraeremos su fuerza transformadora también sobre la creación.

Vaticano, 4 de octubre de 2018
Fiesta de san Francisco de Asís

Se acerca una nueva Cuaresma

En apenas catorce días, dará comienzo una nueva Cuaresma, y en la Parroquia de San Emilio, María Santísima del Dulce Nombre ya se encuentra dispuesta con la característica vestimenta de hebrea para vivir estos días de reflexión y conversión que nos acercarán a un nuevo Domingo de Ramos y una nueva Semana Santa.

La próxima vez que María Santísima del Dulce Nombre baje de su altar y se proceda a un cambio en su vestimenta, será para junto con San Juan, ser subida a su paso de palio.


CONVOCATORIAS PARA LOS PRÓXIMOS MESES

Estimado Hermano/a en Cristo:

Haciendo uso de mis competencias y siguiendo el mandato del Hermano Mayor, por medio de la presente, le comunico que, en el transcurso del Cabildo General de Cultos y Salida celebrado el pasado 1 de febrero fueron aprobadas las fechas, los horarios e itinerarios de los traslados, actos de culto externo y estación de Penitencia que la Hermandad llevará a efecto la próxima Cuaresma y Semana santa.

Esperamos contar con su presencia y participación en cada uno de ellos.

 FEBRERO:

  • Jueves 21 de febrero, a las 20:30 horas en la Parroquia de san Emilio Culto al Santísimo Sacramento con el resto de Hermandades Sacramentales.
  • Durante los días 22 de febrero al 1 de marzo, en horario de 10:00 a 19:00 horas de lunes a sábado y domingo de 10:00 a 15:00 horas, tendrá lugar la Exposición “Tu Dulce Nombre” en el Colegio Niñas Nobles. La inauguración será el viernes 22 de febrero a las 19:30 Horas.
  • Domingo 24 de febrero, a las 12:00 horas “Concierto de Presentación” en el Teatro Isabel la Católica, con la presentación de la Banda de Los Ángeles, y la participación de la Banda de C.C.y T.T de Jesús Despojado. Seguidamente, tendrá lugar la presentación  del cartel de María Santísima del Dulce Nombre y San Juan Evangelista por N.H.D. Fernando Egea Fernández-Montesinos.
  • Miércoles 27 de febrero, Palacio de Niñas Nobles a las 19:00 horas “Ponencia: el Dulce Nombre” intervendrán D. Miguel Ángel González Jurado, imaginero autor de la talla de Mª Santísima del Dulce Nombre y D. Luis Ignacio Fernández-Aragón Sánchez, diseñador del Paso de Palio

MARZO:

  • Domingo 3 de marzo, cultos mensuales a las 12:30 horas en la Parroquia de san Emilio, compartidos con el pregonero de la Semana Santa de Granada 2019 D. Álvaro Luis Barea Píñar
  • Durante los días 12, 13, 14,15 y 16 de marzo Quinario a Nuestro Padre Jesús Despojado de sus Vestiduras, en la parroquia de San Emilio a las 20.30 horas todos los días. El sábado 16 se celebrará a las 19:30 horas.
  • Domingo 17 de marzo, a las 12.30 horas, FUNCIÓN PRINCIPAL DE INSTITUTO, en la parroquia de San Emilio.

Al finalizar celebraremos almuerzo de convivencia en las Reverendas Madres Comendadoras de Santiago. Para confirmar asistencia, a través del correo secretaria@despojado.org, mediante Whatsapp de la Hermandad o llamando al número 644314277. El precio del cubierto será de 16 euros y 11 euros el menú infantil.

  • Entre los días 19 al 23 de marzo solicitud de puestos de obligado cumplimiento para la Estación de Penitencia a través del correo diputacion@despojadp.org.
  • Durante los días 25 de marzo hasta 6 de abril reparto de papeletas de sitio.
  • Domingo 24 de marzo, a las 19.00 horas, presentación de la XXXIII Guía de Semana Santa de Jesús Despojado, en el Salón de Plenos del Ayuntamiento de Granada. La misma correrá a cargo de N.H.Dña. Inmaculada Rodas Ruiz. A su término, concierto de marchas procesionales en el patio del Ayuntamiento a cargo de la Banda de C.C. y T.T. de Nuestro Padre Jesús Despojado de sus Vestiduras

ABRIL:

  • Martes 2 de abril a las 21:00 horas en la Parroquia de San Emilio oración con María Santísima del Dulce Nombre.  
  • Miércoles 3 de abril, traslado de María Santísima del Dulce Nombre y San Juan Evangelista a la Casa de Hermandad. (Hora por confirmar)
  • Domingo de Pasión, 7 de Abril, Besapiés a Jesús Despojado, durante todo el día.

A las 19:30 horas Eucaristía de acogida a los nuevos hermanos, imposición de medallas y juramento de Reglas.

  • Viernes 12 de abril Vía Crucis de Reglas a partir de las 20:30 horas desde la Parroquia de San Emilio, el mismo concluirá con la subida al paso de Jesús Despojado de sus Vestiduras.
  • Sábado 13 de abril a las 20:00 horas en la Casa de Hermandad Misa de Nazarenos preparatoria para la Estación de Penitencia.
  • Domingo de Ramos 14 de abril, ESTACIÓN DE PENITENCIA a la Santa Iglesia Catedral Metropolitana de Granada. La Casa de Hermandad permanecerá abierta para la vistita de 10:00 a 14:00 horas.
  • Durante los días de Semana Santa la Casa de Hermandad permanecerá abierta de 12.00 a 14.00 horas.
  • Domingo de Resurrección 16 de abril, Traslado de la imagen de Jesús Despojado desde nuestra Casa de Hermandad a las 20.15 horas, a continuación celebraremos Misa de Acción de Gracias por los bienes espirituales obtenidos en la Estación de Penitencia.

Recibe un fraternal abrazo en Cristo

 

Adriana Pérez Gómez

Secretaria Primera